¿Qué es la agricultura sostenible?


Comparte este post 👇👇

La agricultura sostenible es una serie de técnicas para cultivar tus alimentos de forma que no se ponga en peligro la seguridad alimentaria de las futuras generaciones.

De acuerdo con el investigador Eldor Paul, la agricultura sostenible es un sistema conservador de producción agraria de recursos, ambientalmente sano y económicamente viable que reconoce los valores humanos, brindando alimentos de alta calidad, involucrando a las familias productoras y a las comunidades rurales como parte de un sistema saludable.

Del mismo modo, este modelo de producción sostenible está diseñado para minimizar la presión sobre los recursos naturales, realizando un adecuado manejo y conservación de la biodiversidad, al mismo tiempo que se reduce el uso de insumos nocivos para el medio ambiente.

¿Por qué nace la agricultura sostenible?

La agricultura sostenible nace como respuesta frente a las problemáticas medioambientales que conlleva la alta demanda de alimentos y las formas en que se producen.

Durante décadas la agricultura tradicional y extensiva no sólo ha causado daños a nuestro suelos, bosques y fuentes hídricas sino que también ha comprometido los recursos de las generaciones venideras.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas, se prevé que la población mundial alcance los 8.500 millones en 2030, 9.700 millones en 2050 y 11.200 millones en 2100. Con estas proyecciones se cree que los agricultores tendrán que producir más alimentos que nunca.

En este orden de ideas, si se siguen utilizando los métodos de cultivo convencionales, el mayor problema al que nos enfrentamos es a la degradación del suelo, lo que con el tiempo reducirá la productividad de los cultivos, conllevando así a serias consecuencias que ponen en riesgo nuestra supervivencia.

Ahora bien, algunos de los factores más nocivos de la agricultura actual que han llevado al planteamiento de un modelo más sostenible de esta actividad son:

  • La gran cantidad de productos químicos utilizados, los cuales podrían generar contaminación en aguas superficiales y subterráneas, disminuir la calidad de los alimentos (debido a los residuos de estos productos) y aumentar los riesgos para la salud de los aplicadores (algunos de estos productos pueden ser nocivos en cantidades elevadas para el hombre y otros mamíferos).
  • Descensos en la productividad de los suelos debido principalmente a problemas de erosión, pérdidas de materia orgánica y de elementos nutritivos.
  • El abastecimiento futuro no está asegurado debido a que algunos de los elementos que se consideran fundamentales para el modelo tradicional agrícola no son ilimitados, como lo son los combustibles fósiles (gasoil, gasolina) y algunos productos químicos como fertilizantes y fitosanitarios.
  • Incremento en los costos de producción causados por el empleo de fertilizantes, productos fitosanitarios y combustibles.

Principios de la agricultura sostenible

Con el objetivo de promover un modelo agrícola más amable con nuestros recursos naturales, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) han planteado 5 principios para lograr una transición hacia una agricultura más sostenible:

  1. Mejorar la eficiencia en el uso de los recursos.
  2. Acciones directas para conservar, proteger y mejorar los recursos naturales.
  3. La agricultura que no logra proteger y mejorar los medios de vida rurales es insostenible.
  4. La agricultura sostenible debe aumentar la resiliencia de las personas, de las comunidades y de los ecosistemas.
  5. La buena gobernanza es esencial para la sostenibilidad de los sistemas naturales.

Del mismo modo, estos 5 principios pretenden hacerle frente a desafíos globales como lo son la escasez y la degradación de los recursos naturales, el aumento de la demanda de alimentos, piensos, fibra y los bienes y servicios procedentes de la agricultura (incluyendo los cultivos, la ganadería, la silvicultura, la pesca y la acuicultura), el incremento de la inseguridad alimentaria y muchos otros que se encuentran estrechamente interrelacionados entre sí.

Tipos de cultivos sostenibles

Durante toda la historia humana, y en especial en las últimas décadas han aparecido y se han intensificado distintos tipos de cultivos. A continuación explicaremos los 7 tipos de cultivos sostenibles más comunes en la actualidad.

Agricultura tradicional

La agricultura tradicional es una práctica ancestral, resultado del desarrollo conjunto de las sociedades ancestrales y los sistemas ambientales.

Este tipo de práctica demuestra un alto nivel de conciencia ecológica mediante el uso consciente de los conocimientos y los recursos naturales, incluida la gestión de los sistemas de biodiversidad agrícola mediante procesos diversificados.

La agricultura tradicional se basa generalmente en técnicas de agricultura sostenibles que se han transmitido de generación en generación durante mucho tiempo. Una característica destacada de los sistemas agrícolas tradicionales es el grado de diversidad vegetal en forma de policultivos o sistemas agroforestales.

Otra de las características de la agricultura tradicional es el bajo nivel de tecnología y su baja tasa de utilización de maquinaria pesada, como tractores (sin importar que tan ecológicos sean). Por lo tanto, su escala de producción no es grande y generalmente solo atiende el consumo de los agricultores los cuales utilizan herramientas como hoces, cabezas o espadas para cultivar en la tierra.

Bosques comestibles

Un bosque comestible es un ecosistema diseñado para la producción de alimentos y otras materias primas. Es un área forestal de la cual se pueden obtener alimentos pero que crece con un mínimo de intervención humana.

El objetivo de estos bosques es lograr una interconexión sustentable entre los alimentos, los seres vivos y la naturaleza, donde se permita un equilibrio natural en la producción de alimentos.

Generalmente, un bosque comestible se diseña a partir de 7 capas:

  1. Dosel arbóreo, capa compuesta por los árboles más altos y de crecimiento más lento.
  2. Sotobosque, una capa donde encontramos árboles frutales más bajos.
  3. Estrato arbustivo, como su nombre lo indica, basada en arbustos
  4. Estrato herbáceo, que se compone por plantas aromáticas.
  5. Cubierta vegetal, una capa se caracteriza por tener plantas de crecimiento cercano al suelo y tolerancia a la sombra.
  6. Capa de raíces o rizosfera, donde encontramos diversos tipos de raíces.
  7. Trepadoras, capa compuesta por plantas que trepan los árboles más grandes.

Dentro de los múltiples beneficios que provee un bosque comestible encontramos:

  • Productividad, pues se generan una gran cantidad de diversos productos.
  • La manutención es mínima por lo cual también resulta económico.
  • Brinda autonomía alimentaria, la cual no solo consiste en disponer de los alimentos para el autoconsumo, sino de obtener beneficios económicos con ellos.
  • Ayuda a restablecer las dinámicas naturales y ser un nicho para la vida silvestre.

Cultivos verticales

La agricultura vertical se conoce como una técnica de cultivo de alimentos en superficies inclinadas verticalmente que, a diferencia de otras técnicas de cultivo como las de un campo o invernadero, permiten cultivar verduras y otros alimentos en capas apiladas verticalmente, comúnmente integradas en otras estructuras como un rascacielos, un almacén reutilizado o incluso en tu propio hogar.

Mediante el uso de la tecnología de Agricultura de Ambiente Controlado (CEA), esta idea moderna utiliza técnicas de cultivo de interior, permitiendo el control artificial de la temperatura, la luz, la humedad y los gases, los cuales hacen posible la producción de alimentos en interiores como amplios invernaderos verticales o contenedores marítimos reciclados para cultivar.

El objetivo principal de la agricultura vertical es maximizar la producción de cultivos en un espacio limitado permitiendo resolver problemas asociados a la desnutrición y a la falta de espacio, aunque no deja de tener problemas, principalmente relacionados con su alto consumo de energía.

Hidroponía

La hidroponía se deriva del griego hydro (agua) y ponos (labor de trabajo) y tal cual lo indica su nombre es una técnica de cultivo en agua.

Esto quiere decir que en este tipo de cultivo las raíces de las plantas no se encuentran establecidas en el suelo, sino que se encuentran en diferentes tipos de sustrato o soluciones nutritivas que proviene directamente del agua.

En dicha solución nutritiva se encuentran disueltos los elementos necesarios para el crecimiento de la planta y es así como de esta manera logramos obtener alimentos 100% nutritivos sin la necesidad del uso del suelo.

Esta técnica de cultivo sustentable a la que no le faltan ventajas está compuesta generalmente por:

  • Una fuente de agua que se impulsa por bombeo a través del sistema.
  • Recipientes con soluciones madre (nutrientes concentrados).
  • Cabezales de riego y canales construidos donde están los sustratos.
  • Las plantas.
  • Los conductos para aplicación del fertirriego.
  • Un recibidor del efluente.

En realidad casi cualquier cultivo se puede realizar mediante la técnica de la hidroponía y es tan fácil que cualquier persona puede hacer un cultivo hidropónico en pocos pasos. Los más comunes son la lechuga, los tomates, los pimientos, los pepinos, las fresas, los berros, el apio y algunas hierbas.

Por su parte, un ejemplo de un cultivo hidropónico exitoso a nivel comercial es esta granja hidropónica bajo techo en Japón, que es una de las mas grandes del mundo.

Huertos caseros

Un huerto casero, también llamado huerto familiar integrado, constituye una alternativa apropiada para que una persona o familia produzcan y consuman a bajo costo productos frescos y saludables para una dieta balanceada.

El tipo de huerto y los cultivos caseros varían de acuerdo a las necesidades de la persona o familia que desee establecerlo y en general van ligados a otras prácticas sostenibles y complementarias como hacer compost en casa.

Del mismo modo, el objetivo primordial de este tipo de cultivo es proveer todos o parte de los alimentos que diariamente necesita la persona o familia y otros recursos alimenticios complementarios que están dirigidos para su comercialización.

En esta técnica de cultivo se recomienda que el huerto esté preferiblemente cerca o dentro de la casa para un mejor aprovechamiento y manejo del mismo, y que tenga sus nutrientes primordiales para evitar problemas en las plantas.

Huertos urbanos

Los huertos urbanos, o la también llamada agricultura urbana y periurbana, son tan antiguos como las ciudades mismas y se pueden encontrar en distintas formas alrededor de todo el mundo.

Durante mucho tiempo los procesos de urbanización y los cambios en el estilo de vida alejaron a la mayoría de la población del campo y de la vida rural.

Sin embargo, en los últimos años este tipo de agricultura ha permitido un renacimiento agrícola desde el frío panorama urbano, ofreciendo así una importante contribución al sistema social, ecológico y económico para que sea posible migrar a una sociedad urbana cada día más sostenible.

Algunos ejemplos reales de agricultura urbana son:

Esta actividad al igual que otras anteriormente explicadas, presenta una estrategia contra el hambre y la pobreza, aportando efectos bastantes positivos en nuestros tiempos.

Permacultura

La definición puntual de permacultura se refiere a un sistema de valores y prácticas innovador y consciente, adecuado para diseñar y preservar espacios productivos y sostenibles que estén plenamente coordinados con el medio ambiente.

El eje central de esta cultura es la organización de la producción de alimentos, el suministro de energía y el diseño del paisaje. Al mismo tiempo, la permacultura integra fuentes de energía renovables y realiza la circulación de materiales, en el sentido de la utilización sostenible de los recursos desde los niveles ecológico, económico y social.

Según uno de sus principales promotores, Bill Mollison, la permacultura trata de cómo diseñar asentamientos sostenibles. Es una filosofía y una manera de usar la tierra que combina microclimas, plantas anuales y perennes, animales, suelos, uso del agua y necesidades humanas para crear comunidades productivas y cohesionadas.

Conclusión

Las actuales problemáticas medioambientales requieren que cada uno de nosotros adopte medidas estratégicas que nos permitan mitigar y transformar los daños causados por la agricultura extensiva. ¿Cómo crees que podemos migrar más rápido hacia una agricultura más sostenible? Déjanos saber en un comentario.

¿Buscas tener un impacto positivo en el medio ambiente?

La mejor forma es la EDUCACIÓN. Por eso, si estás considerando formarte técnica o profesionalmente en áreas medioambientales o expandir tus conocimientos para generar un mayor impacto positivo desde tu actual trabajo, esta selección de cursos sobre medio ambiente te ayudará a lograrlo. Explóralos!

Deja un comentario