Tu huerto en casa: como empezar, beneficios, tips y más

huertos caseros

Cada día nos preocupamos más por lo que comemos, cómo se cultiva, qué pesticidas y fertilizantes se usaron en su producción y cómo llega la comida a nuestra mesa. Hace 50 años estas preocupaciones eran mucho menores ya que la comida que consumíamos era producida cerca a nuestros hogares pero debido al rápido crecimiento urbano esto se ha vuelto casi imposible. Sin embargo, hay una solución que está teniendo cada vez más acogida: los huertos caseros.

¿Qué son los huertos en casa?

planta de albahaca

Los huertos caseros son una tendencia relativamente reciente en las ciudades debido a que representan la posibilidad de cultivar nuestra propia comida al interior de nuestras casas y nos permiten obtener experiencia en cultivar, algo que los citadinos hemos perdido.

Estos huertos son espacios dentro de nuestros hogares en donde se pueden cultivar diversos tipos de verduras y hierbas aromáticas. Pueden ser una pequeña franja al lado de una ventana o un patio lleno de variedad, y dependen del espacio y el tiempo disponible.

Empezar un huerto es una excelente opción para cultivar y consumir nuestros propios alimentos y acercarnos a la naturaleza, y estos se han vuelto cada vez más comunes debido a la necesidad de tomar control sobre nuestra propia alimentación y salud.

15 Beneficios del los huertos caseros

pomar

Los beneficios de estas huertas van desde la salud hasta la economía. Crecer nuestros propios alimentos es una excelente manera de saber qué estamos consumiendo y cómo se está produciendo, qué tipo de fertilizantes estamos usando y qué tan saludable es nuestra comida. Al mismo tiempo, nos da libertad para tener una gran variedad, algo que en ocasiones no se consigue en los supermercados.

Además, puede ser una buena forma de distracción y de conexión con la naturaleza pues una huerta permite la posibilidad de crear una relación más estrecha con nuestra comida y nuestro entorno.

Económicamente también puede ser beneficioso ya que no estamos comprando vegetales y verduras innecesarias en el supermercado sino que tenemos la variedad en nuestro propio huerto casero.

Los principales beneficios de los huertos caseros son:

– Acceso a comida fresca y saludable todo el año
– Acceso a variedad de alimentos que no se consiguen en un supermercado
– Es una forma de aprendizaje sobre plantas y animales
– Sirve para pasar tiempo con tu familia
– Contacto con la naturaleza
– Mejoras de salud al comer más sano
– Es una actividad desestresante
– Nos permite saber qué estamos consumiendo

Tener un huerto en casa se ha convertido en una tendencia muy popular alrededor del mundo, luego de identificarse los múltiples beneficios que brinda a quienes se atreven a vivir la experiencia de cultivar sus propios alimentos y de controlar la manera de como diferentes agentes químicos influencian en su alimentación.

Se trata de aprovechar espacios como patios o terrazas para crear pequeños cultivos de alimentos, donde es necesario que sean zonas a cielo abierto o con un grado alto de exposición a la luz solar, que ayude y propicie el óptimo crecimiento de las diferentes plantas que allí se cultiven y posteriormente se consuman.

Además, los huertos en casa propician una mayor conexión con la naturaleza a través del trabajo de campo dentro el hogar y de los grandes beneficios de conocer el origen de los alimentos que consumes. En este artículo mencionaremos algunos de los 15 beneficios más notables de tener un huerto en casa.

1. Integras a toda la familia

Al designar un área de la casa para cultivar alimentos, se involucran los diferentes integrantes de la familia, incluyendo a los niños, quienes  aprenderán los ciclos de la vida y las propiedades de la tierra para permitir la germinación de la semilla y todos serán participes del crecimiento de los alimentos de la huerta.

2. Conoces tus alimentos

Tener un huerto en casa deja muy claro el origen de los alimentos al ser tu propio hogar. Además se reducen los riesgos del consumo de pesticidas y agroquímicos que usualmente se usan en los grandes cultivos. Al tener tu propio huerto aprendes a cómo utilizar las semillas y los diferentes abonos naturales, para no sólo cultivar tus propios alimentos, sino una mejor salud.

3. Acortas las distancias

Sin duda uno de los beneficios de tener un huerto en casa es que se acortan las distancias para obtener los alimentos, dado que están en el patio o la terraza de tu propio hogar. De esta manera se reducen gastos en transporte, evitando la contaminación producida por empresas de transporte y se gana de una u otra forma tiempo durante el día.

4. Adquieres nuevas actitudes

Tener un huerto en casa, trae como beneficio el fortalecimiento de las actitudes preexistentes y ayuda a florecer actitudes como la disciplina y la responsabilidad porque tener un huerto implica tener un cronograma de las diferentes tareas que deben llevarse a cabo para sostener el ciclo de vida de aquel cultivo que queremos ver crecer.

5. Es una gran terapia

Cultivar el huerto permite a las personas disfrutar de beneficios como una mañana o una tarde tranquila, en contacto con la naturaleza, notando los cambios de los diferentes ciclos naturales. Muchos de los adultos mayores que tienen un huerto en casa disfrutan de esta actividad como terapia ante el estrés, y cultivando momentos serenos y de silencio.

6. Reduces el uso de fertilizantes

Como eres quien cultiva sus alimentos, empiezas a tomar decisiones como qué fertilizantes, pesticidas o abonos naturales quieres usar para tu huerto, para de esta manera procesar los alimentos de manera más orgánica y ecológica.

7. Disfrutarás de alimentos frescos

Otro de los grandes beneficios de tener un huerto en casa es que consumirás los alimentos en su estado fresco y el punto más óptimo de consumo, disfrutando de esta manera de grandes sabores y nutrientes de mas valor que los alimentos regulares.

8. Generarás un impacto ambiental positivo

Cultivar en espacios urbanos dentro de la ciudad genera un gran huella ecológica porque además de tener alimentos frescos al alcance, ayudarás a que proliferen las zonas verdes y con ello se genera espacios más frescos y una atmósfera más confortable para todos los habitantes de la ciudad.

9.  Promueves un estilo de vida ecológico

Las personas que tienen un huerto en casa generan una nueva consciencia sobre los hábitos de consumo y una noción de ecosistemas sostenibles en el planeta. Teniendo un huerto promueves el traslado de espacios verdes a la ciudad donde mayoritariamente convergen las sociedades hoy en día. Los huertos caseros no solo ayudan a construir una cultura de ciudadanos más responsables con el medio ambiente y a conocer el origen, procedencia y procesos de la demanda alimenticia, sino a encaminar a la ciudad a convertirse en una Smart City.

10. Obtienes beneficios económicos

Otro de los beneficios más notables de tener un huerto es el reflejo de este en la economía del hogar pues a través de estos cultivos autosostenibles y comestibles se genera una microeconomía en los hogares al vender algunos de sus productos excedentes, dando un valor añadido a esta actividad natural.

11. Puedes dar regalos únicos

Adicionalmente, quienes tiene un huerto tienen la posibilidad de regalar los productos cultivados y cosechados con sus manos. Estos productos con baja huella ecológica representan la conexión con la tierra, la naturaleza y el amor por nuestros seres queridos, convirtiendolos en un regalo ideal y diferente.

12. Conocerás nuevas especies

A través del trabajo del cultivo en el huertoconocerás nuevas especies de hortalizas y otras plantas, sean aromáticas o de tipo medicinal, que normalmente en la vida cotidiana se desconocen. Es así que de esta manera podrás ampliar el espectro de sabores y la utilidad de este pequeño mundo verde instalado en tu hogar.

13. Le tomarás amor al aprendizaje

Para tener un huerto es necesario profundizar en conocimientos de tipo ambiental, e investigar sobre la biología de las diferentes especies de plantas que vayas a cultivar en el huerto. Conocerás de manera practica los procesos naturales como la fotosíntesis y la influencia permanente de la luz solar hará que adquieras mucha más información de tipo académico sobre el mundo de las plantas y los ecosistemas auto-sostenibles.

14. Tendrás un espacio bonito en casa

Sin duda un beneficio de tener un huerto en casa es el gran valor estético que este aporta, dado que generalmente son ubicados en terrazas o en grandes patios, así podrás lucir con amigos y familiares un gran jardín comestible con un panorama verde.

15. Te conectarás con la naturaleza

Es probable que al tener un huerto nunca falte algunos de los alimentos más necesarios en casa como las hortalizas, legumbres, aromáticas o frutos del bosque, y muchas especies más; pero tras este autoabastecimiento orgánico, un huerto además genera, entre quienes viven la experiencia de tener uno, una mayor conexión natural al comprender el lugar de donde proviene la fuente de energía para subsanar cada una de las necesidades humanas.

Cómo hacer tu propio huerto casero

berenjena

Hacer un huerto es más sencillo de lo que parece. Solamente tienes que seguir estos pasos e ir aprendiendo a medida que vas experimentando. Estos tips sirven para todo tipo de huertos.

1. Escoge el lugar

Lo primero es escoger el espacio donde plantar. Lo ideal es un espacio al aire libre, puede ser un pequeño balcón o una terraza, pero también se puede hacer un huerto bajo techo.

Lo más importante es que el lugar escogido reciba suficiente luz solar, al menos 6 horas al día. Si el espacio no recibe esta cantidad de luz todavía se puede sembrar pero hay plantas como los tomates, berenjenas y otros vegetales que pueden no crecer.

2. Escoge el tipo de siembra

Los huertos caseros se pueden empezar en pequeñas materas, recipientes o en bancales que ya son estructuras más grandes, estables e ideales para un jardín o una terraza amplia. Esto depende del espacio y del tiempo que una persona quiera dedicar a su huerto.

Las materas o recipientes siempre deben tener pequeños agujeros debajo para que el agua fluya. También es importante pensar en la profundidad de las raíces; es recomendable tener recipientes con un promedio de 15 centímetros de profundidad.

3. La tierra

La tierra es uno de los elementos más importantes del huerto. Esta se puede conseguir en un vivero o una tienda de plantas. Es importante asegurarse que la tierra tenga abono o compost, (si no viene ya listo, se puede comprar un poco de abono para mezclar con la tierra o hacerlo tu mismo).

Si la tierra es muy arenosa o muy compacta es probable que los productos no crezcan en las mejores condiciones.

4. Escoge las plantas

Para que la siembra sea exitosa, es necesario pensar muy bien qué se quiere sembrar. Para espacios pequeños es recomendable empezar con hierbas aromáticas como albahaca, cilantro, eneldo, hinojo, menta, perejil y estragón entre otros.

Para espacios más grandes y cultivadores más expertos se pueden sembrar lechugas, tomates, espinacas y leguminosas. Lo maravilloso de un huerto casero es que se puede experimentar con diferentes tipos de alimentos y sembrar una gran variedad.

5. Siembra!

La siembra se puede realizar desde la semilla o mediante plántulas, pequeñas plantas que tienen alrededor de 30 a 45 días y que se pueden traspasar fácilmente a un huerto. Esto depende de la paciencia del cultivador, pues no todos les gusta esperar más de 30 días para empezar a ver resultados.

6. Ten presente el agua

El agua es esencial para el crecimiento de la planta, pero no todas las plantas de un huerto casero necesitan la misma cantidad. Por esto es esencial investigar cuánta agua necesitan nuestras plantas y ser muy cuidadosos con el horario de riego.

7. Fertilizantes

Todas las plantas necesitan fertilizantes; estos contienen los nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo. Todas las plantas necesitan nitrógeno, fósforo y potasio, así que un abono que contenga estos es ideal para el huerto.

8. Monitoreo

Es muy importante analizar muy de cerca las plantas, especialmente si es un huerto al aire libre ya que pequeños insectos también van a querer disfrutar del huerto. Algunos como las mariquitas y las abejas reflejan un huerto saludable, pero otros como las orugas pueden causar grandes daños en las raíces y hojas de tus alimentos.

9. Disfruta!

Después de dos o tres meses ya se empezarán a ver resultados. Algunas plantas crecen más rápido que otras así que hay que ser paciente. Sembrar es un proceso de aprendizaje que varía mucho dependiendo de las condiciones del lugar así que hay que saber entender a las plantas y explorar con diferentes métodos hasta dar con el indicado.

Los huertos caseros con una excelente opción para retomar el control de nuestra alimentación. Sabemos qué estamos cultivando y bajo qué condiciones lo que puede llegar a ser más saludable. Además, aprendemos de la naturaleza, los ciclos de animales y plantes, y las relaciones entre ellos, algo que se ha ido perdiendo.

En el jardín de tu casa, en una pequeña porción de terreno que poseas o fácilmente en una caja de madera, puedes crear un huerto en casa y cultivar tus propios alimentos. Esta actividad, además de ser gratificante, ya que puedes sembrar para comer lo que a ti te gusta y alimentarte orgánicamente, también es una buena manera de incluir a toda la familia, y hasta los más pequeños pueden aprender para lograr una vida más ecológica.

Fotografía por Benjamin David
Esta es una sencilla guía para empezar a montar tu propio huerto casero:

Para comenzar…

 

  • Planifica bien qué vas a cultivar, y cuánta cantidad de frutas o vegetales plantarás. Averigua cuáles serían ideales en tu clima y en el espacio que posees. Escoge el lugar a conciencia.
  • Ten cuidado con las herramientas, intenta conseguir elementos de buena calidad: lo agradecerás en el futuro. Los materiales de trabajo son indispensables para un buen resultado.
  • Si es tu primer huerto, escoge plantas de tamaño pequeño, productivas y resistentes como hierbas y especias.
  • Recuerda adquirir semillas en tiendas especializadas en productos agropecuarios y aprovecha para preguntar en el sitio o a personas con experiencia sobre los cuidados apropiados, la cantidad a plantar, entre otras. A medida que realizas tu cultivo, comparte información y semillas!
  • Agrupa los elementos que necesitas y ordena la tarea para que todo esté dispuesto y no tengas imprevistos.

 

Después de esto necesitarás:

 

  • Una caja de madera (Las de fruterías o supermercados) o de mimbre.
  • Escoger un espacio con sol, si es a tierra directa
  • Plástico para forrar
  • Una pala
  • Un rastrillo
  • Guantes gruesos de trabajo
  • Una regadera
  • Tierra
  • Compost (aprende a hacerlo!)
Fotografía por Juan David Osorio B

 

¿Todo organizado? ¡Manos a la tierra!

  • Limpia bien la caja, lima los bordes y forra el interior con el plástico (haciendo previamente agujeritos para que el agua no se acumule). Puedes barnizar el exterior si quieres, pero recuerda no usar aerosoles.
  • Coloca la tierra en la caja y haz surcos en la tierra con el rastrillo
  • Esparce en los surcos las semillas.
  • Tapa ligeramente las semillas con la tierra y riégala.
  • Si el cultivo es en tierra a cielo abierto, recuerda limpiar bien la porción sobre la que trabajarás y delimita las zonas por tipos de semillas.

Los huertos urbanos son una opción cada vez más interesante para implementar en nuestros hogares. Según la ONU, el 89 por ciento de los latinoamericanos vivirá en las ciudades en 2050 y teniendo en cuenta el desenfrenado ritmo de crecimiento de la población, se hace latente la necesidad de encontrar métodos alternativos para producir y distribuir alimentos. Con eso en mente, hoy presentamos esta genial infografía que nos llega desde planetahuerto.es, que nos muestra que necesitamos y como podemos empezar nuestro propio huerto en casa.

infografia-como-montar-huerto-en-casa

Para tener una vida saludable es requisito consumir frutas y verduras. Pero muchas veces hemos oído hablar de los innumerables agro-tóxicos que poseen si son comprados en grandes cadenas de alimentos, almacenes e incluso en la verdulería del barrio. La solución a este problema son los alimentos orgánicos, que son naturales y no poseen químicos.

Una alternativa posible es cultivar nuestros propios alimentos en huertos urbanos libres de pesticidas. En este artículo te explicaremos paso a paso como crear un huerto en casa. No es necesario contar con un amplio jardín, solo necesitamos un sector con luz directa un mínimo de 6 horas.

Paso 1

Elige la parte más soleada de tu jardín y selecciona la medida que tendrá tu huerta en forma cuadrada o rectangular. Recuerda dejar espacios suficientes para desplazarte alrededor, regar, arar la tierra, etc. Si tienes mascotas tendrás que hacer un esfuerzo adicional y cercar el terreno seleccionado para que nuestros pequeños amigos no puedan entrar a escarbar la tierra, ni hagan sus necesidades en nuestros alimentos.

 

Paso 2

Mueve la tierra para que se ablande y oxigene con la ayuda de pala, picota y rastrillo. Limpia el lugar para que quede libre de piedras, malezas y pasto, quedando solo tierra suelta.

 

Paso 3

Agrega composta a la huerta; la capa debe tener de 2 a 10 cm de alto. Recuerda que este paso es opcional y si quieres agregar abono, los alimentos tendrán más nutrientes pero el olor será desagradable y atraerá mosquitos y moscas.

 

Paso 4

Ahora solo tienes que sembrar. La profundidad de la semilla debe ser de 2 a 3 veces su diámetro. (Abajo explicaremos propiedades y cuidados de algunas semillas). Recuerda que la semilla no puede estar tan profunda y que es necesario mantener una distancia considerable entre cada semilla para que puedan crecer sin quitarle el agua y los nutrientes a otras.

 

 

Paso 5

Por último debes regar tus plantas a diario en la noche o en la tarde para aprovechar más el agua.

 

Tipos de vegetales y sus cuidados

Berenjena: Se debe plantar en almácigos a fines de invierno y ser plantados dos meses después. A una distancia de 60cm entre sí. Tienen que contar con bastante sol y protegerse de las heladas. Necesitan mucha agua (se recomienda colocar arcilla en la tierra para que drene y no se pudran as raíces).

 

Brócoli: Se deben plantar en almácigo primero en invierno y ser plantadas en primavera. A 45cm de distancia entre planta y planta. Necesita de pleno sol y estar siempre húmedo, dependiendo del clima será lo que se riegue.

 

 

Cebollas: Pueden plantarse en Verano, Invierno (cuando es muy intenso se puede cultivar en pequeñas macetas en el interior del hogar) y Primavera. Deben colocarse a una distancia de 15 cm entra cada una. Prefieren plena luz solar durante el día pero poca agua, 20 días antes de recolectar se recomienda dejar de regarlas.

Lechuga: Se pueden plantar en cualquier época del año directamente en tierra, a una distancia de 25cm entre semilla y semilla. Se recomienda la exposición al sol en las primeras horas de la mañana y luego colocar a media sombra. Regar seguido manteniendo el suelo húmedo.

 

 

Pepino: Se recomienda plantar en primavera directamente en tierra a una distancia de 12cm entre sí. Necesita abundante sol y agua para su crecimiento.

 

 

Tomate: Debe cultivarse primero en almácigo, a inicios de primavera. Y luego plantarse a fin de primavera. Deben ubicarse a una distancia de 60cm entre cada una. Necesitan de mucho sol y agua al igual que el pepino (se recomienda por goteo).

 

 

Zanahoria: Se planta directamente en tierra, en primavera, otoño e invierno a 8 cm de distancia entra cada una. Les encanta el sol y el agua, mantener el suelo húmedo.

 

Cómo plantar en lugares reducidos?

  • Las plantas grandes (como brócolis y berenjenas) deben plantarse en la línea posterior, es decir en la parte trasera.
  • Las plantas pequeñas van a colocarse delante (como zanahorias, cebollas y lechuga).
  • Hay un tercer tipo, las plantas verticales (como tomates y pepino), estos pueden ubicarse a los laterales sujetados a tubos o guías a medida que vayan creciendo.

Tips

  • El laurel, la albahaca y la lavanda son tres hierbas que ayudaran a mantener alejadas las plagas de insectos de la huerta.
  • Los jardines en contenedores son generalmente más fáciles de cuidar, puesto que las hierbas y plagas tienden a ser un menor problema que en los jardines grandes.
Con estos datos es posible construir un hermoso y completo huerto en casa, obteniendo vegetales nutritivos y muchos más sabrosos que los que consumimos a diario, además de ser súper accesibles, anímate a crear tu huerto casero!

Ya tienes un huerto, pero ¿Cómo lo cuidas?

 

  • Recuerda que los huertos que no son realizados en tierra a cielo abierto necesitan mayor riego y abono.
  • Puedes abonar con compost fabricado con restos orgánicos. Consulta cuales son las indicaciones pertinentes para tu cultivo según el clima y tipo de siembra.
  • Controla cómo evolucionan y presta atención a los insectos que vienen a alimentarse de tu cultivo. Mantenlo libre de malezas que pueden afectar al cultivo. Tanto en cultivo en caja como en tierra directa.
Fotografía por Guy Renard
Realizar esta actividad lleva su tiempo, por lo que es importante que tengas paciencia. Sin embargo, es una actividad muy gratificante y verás como mejora tu vida a medida que crecen tus plantas. Este es el tiempo de la naturaleza y estás aprendiendo a integrarte a ella de un modo orgánico. Cuida tu huerto, lee, investiga aún más, espera sus frutos y disfrútalos!
Calificar
[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *