Taiga: Qué es, Ubicación, Características, Flora, Fauna e importancia

💖⚡ Comparte este post 👇👇

Desde el espacio se puede ver, hacia el norte del planeta Tierra, una gran banda de color verde intenso; esa banda se denomina taiga y representa uno de los biomas con vegetación arbórea más grande del planeta.

La taiga es un tipo de bioma norteño que se caracteriza principalmente por tener grandes extensiones de bosques de coníferas (pinos, abetos y alerces). Se considera el bioma más extenso del planeta.

Tiene una relación intrínseca con la tundra. De hecho, se encuentra al sur de ésta, formando una barrera continua con una vegetación característica y bastante extensa de coníferas.

La taiga también es conocida como bosque de coníferas y se diferencia de la tundra por la presencia de vegetación arbórea extensa en toda su área.

Ubicación de la taiga

La taiga limita con la tundra, así que guardan relación respecto a su ubicación geográfica. Como bioma, abarca gran parte de las regiones subárticas del interior de Europa, Asia y Norteamérica y se extiende sobre territorio en donde antiguamente había presencia de glaciares. También se le conoce como bosques boreales debido a que se ubica entre los 50° y 60° de latitud norte.

mapa con la ubicacion de la taiga en el mundo

Aunque es posible encontrar pequeñas zonas de tundra en los dos hemisferios, es importante destacar que la taiga no se encuentra en el Hemisferio Sur.

Esto se debe a que no existe sustrato o masa continental suficiente donde se puedan desarrollar los bosques de coníferas, es decir, el territorio es muy pequeño y no presenta las condiciones necesaria para el desarrollo de vegetación arbórea.

Esta es representativa del Hemisferio Norte, abarcando gran parte de Alaska y Canadá en el continente americano y llegando a Escandinavia y el norte de Rusia (Siberia).

Hacia el sur, la taiga generalmente limita con los bosques templados, las estepas templadas y algunos bosques montañosos en Norteamérica. También, cerca de Mongolia limita con un desierto árido.

La taiga abarca un área total de 1,4 mil millones de hectáreas de la superficie forestal mundial. La mayor parte de la superficie de la taiga del mundo se encuentra en Rusia.

Características de la taiga

lobo-y-nieve

Este bioma epresenta una zona de transición de bosques de coníferas respecto a la tundra, generando una frontera natural. Este hecho le otorga una serie de características que influyen desde su clima hasta su fauna y vegetación.

La continua capa de nieve invernal es uno de sus factores más importantes, ya que representa una zona aislante que protege la superficie del suelo del impacto total de las bajas temperaturas del aire invernal, creando así un microambiente de vital importancia para la supervivencia de muchas plantas y animales.

Sin embargo, algunas áreas experimentan períodos de permafrost y algunas partes, principalmente en Siberia, crecen en zonas con permafrost continuo.

Cuerpos de agua como turberas (humedal ácido), pantanos y ciénagas ocupan gran parte del territorio de la taiga.

Las turberas o humedales ácidos son representativos de este tipo de bioma ya que solo se forman en terrenos poco drenados y planos como los de esta área, en donde el material vegetal se descompone lentamente formando varios metros de espesor cubierto de lodo y musgos que crean un ambiente ácido.

Por otro lado, la taiga es rica en recursos naturales, conteniendo grandes extensiones de terreno en donde se encuentran reservas de petróleo, gas y otros minerales importantes.

Clima de la taiga

bosque-frio

Según la clasificación climática de Köppen, la taiga corresponde a zonas subárticas y de clima frío continental (Dfc, Dfd y Dwd).

Los inviernos son largos y severos, presentando 6 meses con temperaturas por debajo de los 0 °C y los veranos son cortos presentando desde 50 hasta 100 días sin heladas, períodos en donde la temperatura está entre los 10 y 19°C. En Rusia se han presentado temperaturas que varían entre – 65 °C y 28 ° C.

Debido a los largos inviernos y su ubicación geográfica, la poca presencia de los rayos solares genera que la evapotranspiración sea baja, lo que determina un clima frío y húmedo. La precipitación media anual de la taiga es de 350 a 500 mm (en ocasiones llegando a ser menos de 150 mm) y por lo general se presenta en forma de nieve. Durante el verano, al ocurrir el deshielo, se producen arroyos naturales de gran torrencialidad.

Relieve de la taiga

relieve-de-la-taiga

Los suelos se caracterizan por ser pobres en nutrientes debido a que existe una combinación de permafrost (capa de hielo permanente) y sustrato. Esto favorece la presencia de los extensos bosques de coníferas que aportan poca materia orgánica al suelo, debido a que este es un tipo de vegetación perennifolia, es decir, un tipo de vegetación que presenta hojas vivas y verdes durante todo el año.

Flora de la taiga

bosque-de-abetos

La presencia de un sustrato donde es posible el desarrollo de una vegetación arbórea y el drenaje de los suelos permite que en la taiga se presenten distintas especies vegetales y animales.

La flora de la taiga se caracteriza principalmente por la presencia de coníferas adaptadas a las condiciones de inviernos fríos y largos, cuyas formas cónicas hacen que la nieve no se acumule en las ramas, evitando que se rompan. Sus hojas presentan recubrimientos cerosos y pequeños poros por donde circulan gases que evitan la pérdida de humedad.

Podemos encontrar especies de árboles como el abeto negro y el alerce, que son representativas de áreas de suelo con poco drenaje, mientras que también podemos observar especies como los álamos temblorosos, abedules blancos y pinos negros, que crecen en tierras altas con drenaje y sustratos rocosos.

También encontramos árboles con maderas blandas como el pino abeto, el abeto negro, el abeto blanco, el alerce y el abeto bálsamo, además de árboles con maderas duras como el álamo tembloroso, el abedul blanco y el álamo bálsamo. Estas especies se encuentran siempre en áreas boscosas y se caracterizan por ser de una edad y tamaño similares.

También se encuentran allí otras especies como líquenes y musgos, que cubren gran parte del territorio de la taiga.

Fauna de la taiga

La fauna de la taiga se caracteriza por patrones evolutivos resistentes al frío como un pelaje denso y grueso, y reservas abundantes de grasa que se traducen en energía almacenada. Sus animales utilizan la hibernación y la emigración como mecanismos de supervivencia durante los meses más fríos.

lobo

La fauna está representada por una gran variedad de especies. Podemos encontrar grandes depredadores como lobos y linces, y herbívoros como el alce y el caribú.

También hay muchas especies de aves migratorias que abarcan desde el búho gris hasta el pequeño reyezuelo de invierno; otros mamíferos como la marta, la liebre, el zorro rojo y el puerco espín también habitan este bioma.

Importancia de la taiga

lago-taiga

La taiga no solo contribuye al mantenimiento de su equilibrio ecológico como bioma, sino que proporciona beneficios que permiten sostener el desarrollo y la estabilidad del ambiente en muchos aspectos.

Los cuerpos de agua o humedales presentes en ella representan un importante reservorio de agua que disminuye los efectos de inundaciones y sequías, además de servir como filtro del agua que fluye a través de ellos.

La vegetación arbórea presente permite controlar la erosión y tiene una participación importante en el ciclo de nutrientes y en la formación de los suelos. Además, las especies que se desarrollan y crean interacciones dentro de la taiga permiten la conservación de la biodiversidad del planeta Tierra, manteniendo así el balance natural del ambiente.

El impacto humano en la taiga

Actualmente, sus bosques de coníferas están en riesgo ante las amenazas de las actividades económicas e industriales. Las principales consecuencias de la actividad humana sobre este bioma son la pérdida y la fragmentación del hábitat, lo cual ocurre debido a la deforestación de los bosques para obtener terrenos usados como tierras de cultivo, para establecer estaciones hidroeléctricas, oleoductos y actividades mineras. Todas estas actividades perturban el equilibrio ecológico de la taiga y debilitan sus sistemas naturales y vida silvestre.

Desde luego el cambio climático es otro factor que afecta a la taiga. El aumento de la temperatura junto a los gases de efecto invernadero pueden provocar perturbaciones graves e irreversibles en este bioma. Unos pocos grados de aumento en la temperatura amenaza con que muchas especies animales de la taiga disminuyan o desaparezcan para siempre. Por eso es importante que entendamos y conozcamos los biomas como la taiga para poder tomar acciones directas que protejan su biodiversidad.

💖⚡ Comparte este post 👆👆

2 comentarios

  1. Muy buena información. Todo en una misma página, bien resumido. 100% recomendada. Saludos!

  2. muy buena la informacion

Deja un comentario