Una bella casa natural que parece estar suspendida en el aire

En Weston, Connecticut, una construcción se eleva entre los arboles. Esta «casa del árbol» no es solo hermosa sino sobretodo habitable; una casa que cuenta con tres pisos de altura, tres dormitorios, una chimenea, piscina al aire libre y muchos tragaluces.

Aunque puede que no sea una casa del árbol real, su construcción crea la ilusión óptica de serlo, pues está ubicada en una colina rodeada de arboles, con niveles que dan la sensación de estar suspendidos en el aire.

En total hay tres habitaciones dentro de la casa (dos dormitorios en el nivel medio y un dormitorio potencial en el nivel bajo), habitaciones que poseen muchas ventanas que permiten ver el entorno natural alrededor de la casa.

Al encontrarse sobre pilotes, y con muchos arboles cuesta abajo, los visitantes tienen la sensación de estar en una parte alta, sensación que motivó a sus creadores a llamarla «treehouse».

Para llegar a la casa, los visitantes tienen que caminar sobre una pasarela suspendida en el aire. Por otro lado, gracias a la gran cantidad de tragaluces y ventanales de suelo a techo, la casa del árbol cuenta con mucha luz natural propia, reduciendo su consumo energético.

La casa fue construida en 1977 y posteriormente, en 1989, fue comprada por sus actuales dueños, Bill Kommem y su esposa. Ellos mencionaron que “la mejor vista es durante el invierno porque se puede ver a través de los árboles”.

Otro de los beneficios de la casa es que se encuentra cerca al río Saugatuck, lo que permite baños naturales refrescantes, la posibilidad de un camping en familia y mucho contacto con la naturaleza.

Imágenes por Westport Spaces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *