Hibernar parece ser la clave para preservar la juventud: estudio

Comparte esta historia

¿Qué pasaría si te dijeran que existe una forma completamente natural de evitar que tu cuerpo envejezca? El truco: tendrías que hibernar de septiembre a mayo cada año.

Eso es lo que descubrió un equipo de biólogos de la UCLA que estudian las marmotas de vientre amarillo.

Estas grandes ardillas terrestres son capaces de detener virtualmente el proceso de envejecimiento durante los siete u ocho meses que pasan hibernando en sus madrigueras subterráneas, informan los investigadores hoy en la revista Nature Ecology and Evolution.

El estudio, el primero en analizar la tasa de envejecimiento en las marmotas, muestra que este fenómeno antienvejecimiento se activa una vez que los animales alcanzan los 2 años, su edad de madurez sexual.

Los investigadores estudiaron muestras de sangre de marmotas tomadas durante varias temporadas de verano en Colorado, cuando los animales están activos, para construir modelos estadísticos que les permitieron estimar lo que ocurría durante la hibernación.

Evaluaron el envejecimiento biológico de las marmotas basándose en lo que se conoce como cambios epigenéticos: cientos de modificaciones químicas que se producen en su ADN.

«Nuestros resultados con diferentes enfoques estadísticos revelaron que el envejecimiento epigenético esencialmente se detiene durante la hibernación», dijo la autora principal Gabriela Pinho.

«Descubrimos que la edad epigenética de las marmotas aumenta durante la temporada activa, se detiene durante la hibernación y continúa aumentando en la próxima temporada activa».

Este proceso, dijeron los investigadores, ayuda a explicar por qué el promedio de vida de una marmota de vientre amarillo es más largo de lo que se esperaría para su peso corporal.

La hibernación, una adaptación evolutiva que permite a los animales sobrevivir en ambientes estacionales hostiles donde no hay comida y las temperaturas son muy bajas, es común entre los mamíferos más pequeños, como las marmotas, nativos de las regiones montañosas del oeste de los EE. UU. y Canadá.

La hibernación de las marmotas alterna entre períodos de supresión metabólica que duran una o dos semanas y períodos más cortos de aumento del metabolismo, que generalmente duran menos de un día.

Durante la supresión metabólica, su respiración se ralentiza y la temperatura de su cuerpo cae drásticamente, hasta el punto de que «se sienten como rocas frías.

Además, utilizan una cantidad minúscula de energía, quemando alrededor de un gramo de grasa al día. “Eso es esencialmente nada para un animal de 5.000 a 6.000 gramos (11 a 13 libras)”, señaló Pinho.

Esto les permite ahorrar energía y sobrevivir largos periodos sin comida.

Durante su temporada activa de verano, las marmotas comen mucho, duplicando su peso para tener suficiente grasa para sobrevivir al próximo período de hibernación.

Se sabe que todas estas condiciones relacionadas con la hibernación (disminución del consumo de alimentos, baja temperatura corporal y reducción del metabolismo) contrarrestan el proceso de envejecimiento y promueven la longevidad, dijeron los investigadores.

Es probable que este envejecimiento retrasado ocurra en otros mamíferos que hibernan, dijeron, porque los cambios moleculares y fisiológicos son similares.

«Este estudio es lo más cercano que los científicos han llegado a demostrar que los procesos biológicos involucrados en la hibernación son contribuyentes importantes a una vida útil más larga de lo esperado en función del peso corporal», dijo Pinho.

«El hecho de que podamos detectar este envejecimiento reducido durante la hibernación en una población salvaje significa que el efecto de la hibernación en la ralentización del envejecimiento es realmente fuerte», dijo Daniel Blumstein, miembro del Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad de UCLA y autor principal de el estudio.

“Este estudio fue posible solo porque tuvimos acceso a muestras de sangre de animales de vida silvestre cuyas edades se conocen. No muchas poblaciones silvestres tienen información detallada sobre la edad cronológica individual, y esto refuerza la importancia de los proyectos de campo a largo plazo”.

Puede haber ventajas biomédicas para inducir condiciones de hibernación en humanos o células humanas, dijeron los investigadores, para preservar órganos para trasplantes, por ejemplo, o como parte de misiones espaciales a largo plazo.

Para la publicación actual, Pinho y sus colegas estudiaron 73 marmotas hembras de vientre amarillo a lo largo de sus vidas y recolectaron muestras de sangre cada dos semanas durante 14 temporadas activas, analizándolas regularmente.

La edad cronológica de las marmotas se calculó en función de la fecha en que las más jóvenes emergieron por primera vez de sus madrigueras natales. La edad de las marmotas machos es difícil de determinar, dijeron los investigadores, porque a menudo migran de un área a otra.

La investigación es parte de un estudio de 60 años en marmotas de vientre amarillo con base en el Laboratorio Biológico de las Montañas Rocosas en Colorado y fue financiado por el programa Ciencia sin Fronteras de Brasil, parte del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico del país, y la National Geographic Society.

Comparte esta historia
Imagen por defecto
Silvio Sanchez Arango
Fundador y director de Ecosiglos. Me motiva la Libertad, la búsqueda de la verdad y las noticias positivas. No creo que el desarrollo humano y el medio ambiente sean enemigos ni que el mundo esté tan mal como lo pintan.

Deja un comentario

Regístrate en Domestika y empieza a aprender hoy mismo con un 25 % de descuento en tu primera compra.