Este viejo bus es ahora una increíble casa solar rodante

Por Andrea Vivas

Michael Fuehrer, un joven de New Jersey, transformó un bus Freightliner del año 2004 en una espectacular casa solar sobre ruedas con ayuda de su padre y algunos amigos. Navigation Nowhere fue el nombre con el que bautizó a su nuevo hogar de casi 17 metros cuadrados, en el que ha viajado a múltiples destinos luego de un trabajo de 9 meses construyéndolo.

Para empezar el proceso, primero se quitaron los asientos, el piso, el techo y los paneles laterales del bus que ya estaban deteriorados y oxidados. Después instalaron en el interior del bus varios muebles flexibles hechos a medida y multifuncionales para ahorrar espacio.

De esta manera se pueden encontrar dos sofás largos a cada lado de la sala de estar que se pueden convertir en una cama grande, o plegar solamente un sofá y dejar una cama pequeña. Además, debajo de estos muebles está una mesa grande de madera que se puede adaptar en un comedor para ocho personas.

La casa también cuenta con una amplia cocina con dos mesones largos, un fregadero, una nevera y la estufa con el horno. La habitación principal de esta casa está ubicada a un extremo del bus y consiste en un sofá que se despliega en una cama y dos escritorios. El baño está revestido con azulejos y tiene una ducha y el inodoro de compostaje para transformar la materia orgánica en abono natural.

La casa es muy iluminada gracias a que presenta extensas ventanas y tres tragaluces donde antes se encontraban las salidas de emergencia del bus. El espacio interior es muy acogedor porque como los techos y suelos son de madera se crea un ambiente cálido y agradable. Las ventanas tienen cortinas blancas que se pueden amarrar a cada lado de la ventana para permitir mayor entrada de luz natural. La casa también cuenta con varias lámparas.

La parte exterior del bus fue pintada de colores verde oscuro y blanco que contrastan con unos paneles de madera que se le agregaron a cada lado. Estos paneles son funcionales y pueden servir como mesas auxiliares o comedores al aire libre.

Finalmente, en la parte de atrás se añadieron unas escaleras de madera para acceder al techo donde se encuentran la azoteat y los tanques de propano y agua y, lo mejor de todo, los paneles solares porque esta casa funciona con energía solar.

Así pues, este viajero creativo e ingenioso logró construir su casa deseada de una manera sostenible que le permite viajar a donde quiera con un bajo impacto ambiental. Este tipo de acciones no solo promueven el reciclaje y la reutilización de los materiales, sino que también demuestra que es posible cambiar hábitos en la vida cotidiana para reducir la huella ambiental como emplear energías renovables, utilizar materiales biodegradables y el aprovechamiento de la materia orgánica.

Calificar
[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *