Erupciones en Yellowstone habrían sido más violentas de lo pensado: estudio

Investigadores de la Universidad de Leicester en Inglaterra encontraron que dos erupciones ocurridas en Yellowstone hace 9 y 8,7 millones de años fueron hasta 8,8 veces más violentas que aquella que mantenía el récord de la mas potente, ocurrida hace 2.1 millones de años.

En el estudio publicado en la revista Geology y realizado por un equipo de investigadores liderados por el geofísico Thomas Knott, los científicos analizaron distintos depósitos volcánicos alejados entre sí que se creían provenientes de erupciones más pequeñas y localizadas, pero al mirar más de cerca la composición química y su edad, determinaron, para su sorpresa, que provenían de dos fuentes únicas. El estudio fue analizado posteriormente por el vulcanólogo Jhon Wolff de la Universidad de Washington State.

Estos depósitos estaban dispersos a distancias muy lejanas, abarcando áreas de 12.000 kilómetros cuadrados para la primera erupción, conocida como McMullen Creek, y 23.000 kilómetros cuadrados para la segunda, la más potente registrada conocida como Grey’s Landing. Para ponerlo en perspectiva, 12.000 km cuadrados es poco más que el tamaño de Jamaica y 23.000 es poco más que el tamaño actual de Israel.

Los análisis demostrarían que el pasado de Yellowstone fue mucho más violento de lo que se pensaba, alcanzando magnitudes de 8,6 y 8,8 veces superior a la que se creía era la erupción más violenta del lugar, ocurrida hace 2,1 millones de años. Estas erupciones, estimaron los científicos, habrían expulsado 1.700 y 2.800 km cúbicos de material respectivamente, lo que sería suficiente para ocupar 3/4 del Gran Cañón de Colorado.

Esta investigación también pone a la erupción Grey’s Landing como una de las mayores supererupciones en la historia, muy cerca de la supererupción de Toba.

Sin embargo, también encontraron pistas que indicarían que esta intensidad estaría mermando. Esto es debido a que las supererupciones en Yellowstone no solo fueron más grandes y más calientes en ese entonces, sino que ocurrían con mayor frecuencia. Según los investigadores, para ese periodo la media de registros de supererupciones era de unos 500.000 años, mientras que hoy se estima que ocurren cada 1.5 millones de años.

La siguiente tarea del equipo es encontrar por qué sucede esto, indicando que puede deberse a dos razones: o realmente el área está disminuyendo su intensidad natural, o la corteza terrestre ha logrado moverse y solidificarse de tal manera que ha creado una especie de «tapa» que evita las erupciones.

Deja un comentario