Científicos descubren microplásticos en órganos humanos

Por primera vez un estudio ha mostrado fragmentos de micro y nanoplásticos en algunos órganos del cuerpo humano.

Científicos de la Universidad de Arizona State encontraron docenas de micro y nano plásticos en órganos humanos como pulmones, bazos, hígados y riñones de varios voluntarios. Según los investigadores, estos órganos son los más expuestos a este tipo de plásticos debido a su función de filtración.

Si bien ya era conocido que las partículas de plástico son capaces de infiltrarse en diferentes especies animales y pasar a nuestro cuerpo mediante la comida, no esta del todo claro cómo esta presencia afecta el cuerpo humano pues no se sabe aún si las partículas plásticas encontradas en órganos no habituales del cuerpo son permanentes o transitorias.

Las partículas encontradas, provenientes de 47 muestras obtenidas mediante voluntarios miden menos de 5 milímetros de largo en el caso de los microplásticos y menos de 0.001 milímetros en el caso de los nanoplásticos.

Los tipos de plásticos encontrados incluyen el policarbonato, que es usado en botellas de agua y jugos; el tereftalato de polietileno, que se utiliza usualmente en empaques de alimentos y bebidas, y polietileno, que se utiliza en bolsas plásticas.

También encontraron residuos de Bisfenol A (BPA), un compuesto orgánico que era común en latas de conservas pero que ya no se usa debido a su prohibición en muchos países por su alto riesgo a la salud.

Varias investigaciones en animales silvestres han vinculado a los micro y nano plásticos con la infertilidad, la inflamación de los tejidos y el cáncer, pero los científicos indicaron que aún es temprano para entrar en conclusiones sobre la medida en que estos afectan la salud humana.

Además, se deben conducir estudios epidemiológicos para empezar a conocer los potenciales riesgos, indicó Varun Kelkar, uno de los investigadores.

Otro de los investigadores, Charles Rolsky, dijo que aunque hay evidencia de que el plástico se está infiltrando en nuestros cuerpos y pasa por nuestro aparato digestivo, muy pocos estudios han hecho análisis sobre si estos tienen la capacidad de alojarse en los órganos, por lo que hasta ahora no se sabe con precisión si el plástico es un visitante pasajero o si se puede quedar por largos períodos, representando un riesgo real para la salud humana.

Las 47 muestras estuvieron acompañadas de información detallada sobre el estilo de vida, la dieta y la ocupación de los donantes, datos útiles para saber qué tipo de personas están expuestas a potenciales fuentes de contaminación, además de saber el origen y rutas de dichas fuentes.

Para obtener los resultados los investigadores desarrollaron un procedimiento para extraer los plásticos de las muestras y luego los analizaron por medio de espectroscopias Raman.

Los investigadores también crearon una herramienta online que convierte las partículas de plástico en unidades de masa y de área. El objetivo de esta herramienta es tener una base de datos pública que permita a los investigadores comparar la exposición de plásticos en diferentes órganos y grupos de personas en múltiples lugares del mundo.

Es importante anotar que este estudio aún no ha sido sujeto a revisión por pares pero será presentado esta semana en una reunión virtual del American Chemistry Council (ACS). El estudio ha sido financiado por el Virginia G. Piper Charitable Trust, la organización Plastic Oceans International y la Alzheimer’s Association de Estados Unidos.

Deja un comentario